lunes, 6 de julio de 2020

Reseña literaria - Como era en un principio.

Título: Como era en un principio
Autor: Daniel Blanco Parra
Nº Páginas:
Editorial: Algaida

Gracias a Algaida por el envío del ejemplar.








En 1987, Adela es una joven feliz, casada y con dos hijas, que recibe de su marido un reloj carísimo de oro y diamantes. Ella, presumida hasta el tuétano, alardea de su regalo a todas horas hasta que unos meses más tarde y después de una cena íntima con los amigos, descubre que lo ha perdido. Lo busca en casa, en el trabajo y hasta por la calle. No vuelve a aparecer y ella se tortura por su torpeza.

En 2019, Adela, ya viuda y a punto de jubilarse, recibe en el trabajo un sobre, sin sello y sin remitente, con el reloj que había perdido 32 años antes. La aparición la llena de sospechas y saca a la superficie una pregunta inquietante: ¿quién está detrás del robo? ¿Quién ha querido hacerle daño durante todo este tiempo? Y sobre todo, ¿por qué? 

Será su hija pequeña, Virginia, una joven de casi cuarenta años y en paro, la que se empeñará en resolver el misterio, aunque eso la lleve a airear los secretos familiares y a desmitificar a su propia madre.




Cada vez más autores se adentran en el subgénero policíaco conocido como "domestic noir".
En la novela negra o policial el acto ya ha ocurrido y un policía o detective va deshilando la trama quien fue, cómo lo hizo y por qué; el "domestic noir" se acerca, un poco, al thriller psicológico.
En este tipo de subgénero, el lector no conoce el crimen y la trama girará en torno a personas con vidas totalmente típicas, normales.
El matiz lo tenemos en eso último, el suspense está en el entorno donde el personaje tendría que estar seguro, familia, amigos...
Una pregunta subyace en todas las tramas del llamado "domestic noir": ¿qué sabemos acerca de la persona que tenemos al lado?


Como era en un principio lo encontramos dentro de este subgénero, un thriller familiar  que nos llevará a desconfiar de todo y de todos. Confianza, estabilidad y seguridad se verán afectados por la desaparición de, como dice la sinopsis, un reloj, regale del marido de nuestra protagonista.
Es aquí cuando, cada integrante de una familia, aparentemente estructurada, saca su yo interno y comienza la parte intensa de la obra.


Al margen de esta desaparición, esta novela es una historia de personajes, veremos que el ser humano no es blanco o negro si no que es una escala de grises, no es ni bueno ni malo.

La trama está muy conseguida y bien llevada pero, la narración del autor, en tercera persona, tiene un estilo directo con una utilización de frases y palabras muy cotidianas, haciendo que la magia del misterio, para mí, pierda fuerza, que no interés por saber el desenlace, el lector, gracias a los personajes, nunca pierde interés, pero considero que la narración no ha sido el adecuado, para mí, a la hora de mostrarnos esta historia, eso sí, los diálogos son brillantes, con solo leerlos sabes quién está hablando.

Esta novela está dividida en cuatro partes en las que va saltando temporalmente entre la "actualidad" y 1987 de una manera muy coherente.
Como decía, la fuerza la tienen los personajes y, en particular, las relaciones familiares junto con los sentimientos que estas conllevan. Considero que el autor ha hecho un gran trabajo con esto y ha puesto gran parte de su ser en esta novela.


Concluyendo, pese a la simplicidad de la narración, la trama está muy lograda con unos personajes humanizados y un misterio que te mantiene expectante gracias a la ambientación familiar con ocultaciones, intriga, falsedades.

Muy recomendada sobre todo a personas que quieran adentrarse en el thriller, novela policíaca, pero que ya haya leído algo puesto que, al tener 530 páginas se puede hacer algo denso.
En general, recomiendo las novelas de este subgénero, "domestic noir" para adentrarse en los thrillers ya que son más intimistas, el matiz de la desconfianza, en círculos íntimos, da fuerza a la trama y es fácil que guste a diferentes tipos de lectores.


Puntuación: 7




Daniel Blanco Parra.

Moguer (Huelva, 1978). Es periodista, escritor y conferenciante con más de treinta y cinco premios nacionales de relato, novela y teatro, como el de Narrativa Juvenil de la editorial Random House, Dramaturgia Emergente de la Junta de Andalucía, el de poesía infantil Verso en Nubes, el certamen de cuento de La Caixa o el de las Letras Hispánicas en la Modalidad de Teatro. Licenciado en Periodismo, cursó también el Máster en Escritura Creativa por la Universidad de Sevilla y el máster en Promoción de la Literatura Infantil y Juvenil por la Universidad de Castilla-La Mancha.

Trabajó durante diez años en el periódico El Correo de Andalucía hasta que decidió dejarlo todo por la literatura. Desde entonces, ha publicado tres libros: 
El secreto del amor, premio Jaén de Narrativa Juvenil, convocado por la editorial Random House y que ha alcanzado ya su cuarta edición.
Los pecados de verano, prologado por Antonio Gala, que dijo de él que “tiene un estilo estremecedor”, y donde recupera un acontecimiento desconocido, la celebración en 1951 del Primer Congreso Nacional de Moralidad en Playas y Piscinas; este libro ha sido objeto de una tesis en la Universidad de Valencia.
El pintor de la corte, dirigido al público juvenil y publicado recientemente. 

Considerado como uno de los escritores más prometedores del panorama contemporáneo –revista Mercurio, 2015–, los críticos han destacado su capacidad de “construir diálogos”, “la plasticidad de su lenguaje” y su “indiscutible capacidad para levantar imágenes”. 




domingo, 24 de mayo de 2020

Novedades Literarias tras el confinamiento




Tras el estado de alarma, las editoriales vuelven a la carga.
Lógicamente, hay muchas más novedades; pero, como ponga todas, me voy a eternizar escribiendo.

MAYO

JUNIO

miércoles, 20 de mayo de 2020

Reseña literaria. La ladrona de Libros

Título: La ladrona de libros
Autor: Markus Zusak
Editorial: De Bolsillo
Nº Páginas: 544










Érase una vez un pueblo donde las noches eran largas y la muerte contaba su propia historia. En el pueblo vivía una niña que quería leer, un hombre que tocaba el acordeón y un joven judío que escribía bellos cuentos para escapar del horror de la guerra. Al cabo de un tiempo, la niña se convirtió en una ladrona que robaba libros y regalaba palabras. Con estas palabras se escribió una historia hermosa y cruel que ahora ya es una novela inolvidable.

Lo que más podría llamar la atención de esta novela es su narrador, la propia muerte. 
Esta nos cuenta, con sus anotaciones y puntos de vista, la historia de Lissey, una niña alemana que descubre el placer de la lectura dentro de un marco liderado por la guerra, en plena segunda guerra mundial.
A la niña la acoge una familia peculiar, su madre, una mujer muy fría y algo excéntrica y su padre, un hombre con un espíritu totalmente contrario al de su mujer, un hombre dedicado a la música y a la pintura.


Veremos las crueldades de la segunda guerra mundial desde el punto de vista de un niña. Esto nos puede recordar, a simple vista, a "El diario de Ana Frank", pero nada que ver.
Al ser una familia pobre, Lissey se ve obligada a robar libros, aun sabiendo que está mal, ya que es un divertimento, la única forma de escapar de la sociedad que le rodea, al igual que ampliaba su imaginación.
Dicha imaginación está muy bien narrada y ameniza la lectura.
Todo esto nos lleva al pensamiento de: hasta que punto determinadas acciones están mal, necesidades humanas.


En cuanto a la creación de personajes, todos están muy bien individualizados, simplemente con los diálogos sabes quién está hablando sin necesidad de que lo ponga. Si alguno de ellos narrara la historia, sabrías perfectamente quién es debido al buen desarrollo que tienen todos, en particular, la protagonista y su padre.
Otro protagonista, con el que vemos el punto de la fuerza de la amistad por encima de todo es Rudy, quien se convertirá en amigo incondicional de Lissey.
¿"Niño con el pijama de rayas"? no. A diferencia de esa novela, en "La ladrona de libros" el autor nos cuenta los horrores que vivieron meros habitantes trabajadores que pretenden seguir con sus vidas sin acontecimientos ni momentos dramáticos.


Markus Zusak, gracias a su protagonista, aumente en el lector un amor incondicional por la lectura.
Con una narración muy ágil, a veces dura, debido tanto al narrador, la muerte, como al marco en el que estamos; con flash forwards (saltos temporales al futuro) en los que la muerte, el narrador, sabe todas las catástrofes y todo lo que pasará en un futuro cercano. 
Esto puede disgustar a algunos lectores por posibles spoilers, pero lo importante de esta historia es el camino hasta llegar a esas explicaciones del narrador.
A ver, es la segunda guerra mundial, el spoiler ya está claro desde un principio, ¿o no? 
Para descubrirlo, preparad vuestra "patata" para el final.



Markus Zusak

Autor australiano, Markus Zusak estudió Historia e Inglés en la Universidad de South Wales, donde se graduó finalmente en Artes y Educación, tras lo que pasó un tiempo trabajando como profesor de secundaria o conserje, mientras preparaba sus primeros textos. 

A lo largo de su carrera ha publicado varios libros, logrando un gran éxito en su país con premios como el CBC Libro del Año, el Ethel Turner o quedando finalista del Printz Award en Estados Unidos. 

En 2005 salió a la venta el libro que le condujo a la fama, La ladrona de libros, una obra para jóvenes adultos basada en las historias que su familia, de origen alemán, le había contado sobre el auge del nazismo y el Holocausto. Traducida a más de 30 idiomas, esta novela alcanzó el número uno en ventas en las listas más prestigiosas de Estados Unidos y Europa, sobre todo tras la adaptación al cine que recibió en 2013. 

Zusak es autor también de las obras Cartas cruzadas y El puente de Clay.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...